Los 5 Peores Accidentes de Oficina

Seguridad Industrial, Salud Ocupacional, Prevención de Riesgos

Cuando de accidentes laborales se trata lo normal es siempre pensar en ambientes de trabajo extremadamente riesgosos, de los cuales la Seguridad y Salud Ocupacional busca prevenir invirtiendo tiempo y recursos (en mayor o menor medida) pero muchas veces no se le da la debida importancia a los riesgos presentes en las oficinas. En esta ocasión veremos los 5 peores accidentes que suelen ocurrir en las oficinas y áreas administrativas en general.

Este puesto se trata de un accidente de trabajo que quizá no es tenido en cuenta en el área, se trata de quemadura con café. Cuantas veces no necesitamos esa taza de café que nos despierte, desayunar o continuar trabajando y en virtud de no perder tiempo la bebemos durante el trabajo sin considerar que algún simple hecho, como el timbre de un teléfono, basta para que dejemos caer café caliente sobre nuestro regazo provocando muchas veces severas quemaduras qué bajo otros hábitos de trabajo hubiéramos podido evitar.

Los accidentes tienen lugar sin importar la actividad que se realice y esto sucede porque siempre estamos dispuestos a asumir algún que otro riesgo, jugando con la probabilidad y creyendo que “a nosotros nunca nos sucederá”. El puesto número cuatro se lo lleva la caída desde sillas. Increíblemente este tipo de accidente tiene lugar muchas veces por intentar alcanzar objetos que se encuentran por encima de nosotros y de manera audaz no se nos ocurre mejor idea que utilizar una silla de oficina (con rueditas) o algún banquillo improvisado para alcanzar dicho objeto, terminando muchas veces en el suelo con severos golpes y en algunos casos con fracturas.

Cuesta creer que la gente le tenga tan poco respeto hacía la electricidad y suela cometer errores que muchas veces con un poco de sentido común basta para evitar sucesos no deseados. El puesto número 3 se trata de explosión por cortocircuito. La necesidad de conectar múltiples aparatos eléctricos entre ellos computadoras, estufas, ventiladores, proyectores, cargadores de celulares etc. Lleva a los ingenuos trabajadores a sobrecargar los tomas eléctricos, provocando que el el ultimo artefacto en conectar sea el que provoque una explosión que, ademas de causar quemaduras y/o choque eléctrico, suele provocar incendios y perdida de bienes materiales.

El puesto número 2 hace referencia a un clásico, caída por escaleras. Ya sea por no usar los barandales, por no ver por donde se camina, por falta de bandas antideslizantes en los escalones o por cualquier otra causa, la caída por las escaleras constituye uno de los peores y más frecuentes accidentes que suelen tener lugar aquí.

El primer puesto puede no ser considerado un accidente laboral pero sin duda más de una persona lo sufrió en su trabajo. Se trata nada más ni nada menos que el accidente cerebrovascular ACV, este tipo de ataque cerebral esta dado por cierta predisposición del individuo (su estado de salud en particular) y sus factores de riesgos pero elementos tales como el stress laboral, el burnout, el mobbing, la fatiga mental y psicosocial contribuyen a este tipo de sucesos.